viernes, 18 de abril de 2008

Ballibierna

No me resisto a rescatar esta excursión al pico Ballibierna y la Tuca Culebres, con su célebre paso de caballo entre ambos.
Aquí la excursión sí que estuvo por momentos "al filo de lo jodido", y de ahí vino la inspiración del nombre del grupo.
Se hizo en Setiembre del 2005.

Es una excursión clásica, puesto que se puede acceder a un 3000 fácil (el Ballibierna) desde el lago de LLauset, al que se accede en coche y está a 2200 de altura, por lo que el desnivel hace la ascensión muy asequible. Una vez en el Ballibierna, pasar al Tuca Culebres por el paso de caballo es opcional, aunque recomendable.

Aquí os pongo un croquis sacado de internet

Para llegar a la presa hay que pasar un tunelAquí está el grupo: Javi, Fernando, Begoña, Emilio y Amparo.

Al fondo se ve el Ballibierna. al final del pantano subimos desviándonos hacia la derecha. La bajada la hicimos por el collado de la izquierda , por la vaguada de la Vall de Llauset.
Despues llegamos al estany Botornal.
Después de unos momentos de dudas llegamos a la desviación: a la izquierda para el Ballibierna.
A medida que vamos subiendo, llega un momento en el que se ve la otra vertiente del valle de Vallibierna, con el pico Rusell detrás.
Subiendo por la pesada pedrera

Llegando a la cresta
Y aquí por la arista cimera

Hasta la cima

Desde aquí ya se ve el paso de caballo y la Tuca Culebres detrás.

Como se ve, el cielo se va cerrando por momentos

Delante nuestro iba un grupo de maños (curioso: coincidimos con ellos en la cumbre del Posets, en una excursión anterior, nos volvimos a encontrar con ellos en el refugio de la Renclusa, bajando ellos del Aneto, y nosotros de la Maladeta. ¡Qué pequeño es todo!)

Pusieron una cuerda fija, más que nada como quitamiedos. Existen unos parabolts en cada extremo del paso que se pueden utilizar para asegurar.
Si por esta vertiente da canguelo, ¡por la otra está extraplomada!
Los agarres son fáciles y abundantes. Se puede hacer perfectamente poniendo todo el rato los pies y las manos por la vertiente derecha. Sin necesidad de ponerse "a caballo". De hecho, creo que esto último es contraproducente para aquellos que tengan un poco de vértigo. Si estás a caballo y miras para los dos lados, uno puede llegar a bloquearse, como así ocurrió en esta ocasión.

La gente empezó a pasar poco a poco. Empezó a soplar y a caer copos de nieve entre la niebla. Los que estábamos esperando pacientemente nos íbamos quedando pajaritos. Y acabó formándose una montonera en el peor momento.


A éste le entraron las dudas justo acabando la travesía ¡y quería retroceder!
A Begoña que iba detrás casi le dá un ataque nervios.


Y yo que estaba el último, esperando que pasaran todos para desatar la cuerda, me estaba quedando "mojón de hielo".

En fin, despúes de pasar todos, bajamos rápido del Culebres por que aquello se estaba poniendo "hostil" por momentos.

Ya en el collado se relajó la cosa bastante



La bajada por la vertiente de Llauset es bastante amable
Al final nos encontramos con nuestro amigo Javi, de Atea, que prudentemente se dio un relajado paseo por esta vertiente.
Un cariñoso saludo a los maños de Zaragoza, que nos cedieron amablemente algunas de las fotos.

Y a véis, a lo tonto, qué fácil es por momentos estar al filo de lo jodido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada